¿Qué es el Camino de Santiago? 27 preguntas frecuentes

Qué es el Camino de Santiago? ¿Cómo funciona? ¿Dónde comienza? Estas son algunas de las preguntas más frecuentes para las personas que se inician en esta aventura. Aquí contestamos estas y algunas más. 

¿Qué es el Camino de Santiago? Preguntas frecuentes

Antes de comenzar

El Camino de Santiago es una ruta de peregrinación que, desde el siglo X, comunica toda Europa con la ciudad de Santiago de Compostela. En ella, según la tradición cristiana, se encuentran los restos del apóstol Santiago el Mayor, uno de los doce discípulos de Cristo. 

En su versión moderna a partir del siglo XX, el Camino de Santiago es no solo una ruta religiosa, sino uno de los itinerarios culturales más ricos y espectaculares del mundo. Y miles de personas lo recorren cada año, con motivaciones religiosas o espirituales, culturales, deportivas, etc.

Hay sitio para todo el mundo en el Camino de Santiago. Y, al mismo tiempo, hay un Camino para cada persona. 

Debido a la popularidad del Camino Francés, hoy en día mucha gente cree que el Camino de Santiago comienza en Roncesvalles o en Saint Jean Pied-de-Port. La realidad es que existen diferentes Caminos reconocidos y que cada pocos años se recuperan nuevas rutas que se habían perdido. Si quieres hacer el Camino de Santiago, lo primero que debes hacer es elegir tu ruta. Aquí te dejamos una información más completa sobre esto.

Para la Iglesia Católica, la meta del Camino se encuentra en Santiago de Compostela, en la Catedral donde se guardan los restos del apóstol Santiago el Mayor. Sin embargo, en los últimos tiempos se ha recuperado una tradición precristiana que considera Fisterra como el punto final, al considerarse tradicionalmente como el Fin del Mundo.

Más que hablar de Camino de Santiago habría que hablar de «Caminos». Existen varias rutas reconocidas oficialmente, y se están recuperando otras que se habían perdido. En la actualidad, los caminos con mejores infraestructuras y señalización son el Francés, el Portugués, el Inglés, el del Norte, el Primitivo, el de Invierno y la Vía de la Plata. ¿Cuál escoger? Te lo contamos aquí.
Una vez más, esta pregunta depende de la ruta que escojas y del punto de partida. En todo caso, puedes considerar como una aproximación general que, si lo haces a pie, lo más habitual es caminar de 20 a 25 km. cada día. En bicicleta se suele hacer alrededor de 70 km. por etapa. Deberás contar también el día de llegada al punto de inicio y el de llegada a Santiago. Si decides hacer el Camino con nosotros, nos adaptaremos a tus necesidades y tu disponibilidad de días. Pregúntanos sin compromiso.
Esta es una de las preguntas más frecuentes. A menudo las personas que nos llaman quieren hacer el Camino desde Roncesvalles, desde Oporto o desde San Sebastián, pero no disponen de días suficientes para hacerlo. Lo cierto es que se puede partir el Camino en varios tramos, realizando la peregrinación en épocas diferentes, incluso en años diferentes. De hecho, hoy en día es la forma más habitual de hacerlo. El único requisito es que los sellos de la credencial estén ordenados cronológica y geográficamente. ¿Quieres que hablemos de tu Camino?
La respuesta a esta pregunta va a depender mucho del Camino que elijas. Sin embargo, por lo general suele ser mejor evitar los meses de invierno y los meses centrales del verano, para esquivar el frío, la lluvia o el calor extremos. La mayoría de personas suele preferir los meses de abril y mayo y los de septiembre y octubre. Pero, por este motivo, en estos períodos suele haber mayor volumen y algunos caminos, como el Francés, pueden masificarse. Además, esto puede variar según el tramo que escojas. En Galicia, los veranos suelen ser suaves. En cambio, en Castilla son más extremos. Si nos dices cuándo quieres hacerlo y qué disponibilidad de días tienes, podemos hacer una ruta para ti.

En términos generales, las rutas jacobeas son muy seguras, tanto para caminantes como para quien lo hace en bicicleta. La señalización en los principales caminos es abundante y se revisa cada cierto tiempo para evitar problemas, y en los tramos peligrosos para las bicicletas se han marcado itinerarios alternativos. Aún así, a veces hay que caminar por el arcén de la carretera y ahí conviene extremar la precaución.

La credencial del peregrino es el documento que, a modo de pasaporte, deberás ir rellenando con los sellos de los lugares por los que pases. Debe sellarse, al menos, dos veces al día: al inicio de la etapa y al final. Al llegar a Santiago, esta credencial es comprobada en la Oficina del Peregrino y, si todo es correcto — sellos ordenados y distancias verosímiles entre ellos — la propia oficina otorga la Compostela. Las credenciales se pueden adquirir en algunas parroquias y a través de asociaciones de amigos de Camino. Si contratas tu experiencia con nosotros, te haremos llegar las credenciales correspondientes como parte de la documentación que te remitiremos.

La Compostela es el documento que acredita la peregrinación por los Caminos de Santiago. Es un certificado religioso que expide el cabildo de la Archidiócesis de Santiago de Compostela tras comprobar mediante los sellos de la credencial que se ha realizado el Camino correctamente. Además, en la solicitud deberás marcar «motivos religiosos o espirituales». Aquí puedes consultar más información sobre los documentos del Camino

Es la pregunta del millón, sin duda. La respuesta varía en función de si realizas el Camino en verano o invierno. Sin embargo, sí podemos orientarte con qué no llevar: todo aquello de lo que puedas prescindir serán kilos descontados de tu espalda. Hay una regla no escrita que indica que la mochila no debería exceder el 10% de nuestro peso corporal, pero lo cierto es que resulta difícil de conseguir. Por ello, el transporte de mochilas y equipajes es uno de los servicios que más se solicitan en el Camino, y es está incluido en todos nuestros programas, de alojamiento a alojamiento. Esto te permitirá centrarte en lo realmente importante: vivir la esencia del Camino y descubrir todo lo que tiene para ofrecerte sin preocuparte del exceso de peso.
Otra pregunta del millón. Ten en cuenta que el Camino discurre por pistas de tierra batida, veredas, asfalto y zonas irregulares. La combinación de diferentes superficies hace que la idea preconcebida de usar botas de montaña no sea la mejor opción. Nuestra recomendación es que uses una zapatilla de montaña o una bota de treking lo más ligera posible. Lo importante es que el pie esté ventilado para evitar que al ir sumando kilómetros se recaliente y aparezcan las temidas ampollas. Y un consejo: nunca estrenes calzado en el Camino. Si no lo tienes, cómpralo con antelación y haz rutas de entrenamiento con él para ablandarlo y adaptarlo a tu forma de pisar.
Esta es una duda muy razonable. Los factores que hay que tener en cuenta son múltiples, por lo que te recomendamos que leas este texto donde lo explicamos en detalle.

Durante el Camino

El Camino de Santiago está, por lo general, perfectamente señalizado. Verás indicadores con la concha de la vieira, flechas amarillas, cruces de Santiago, etc. Estas señales aparecen en cada cruce o bifurcación, y son muy numerosas.

El Camino se realiza con independencia del tiempo atmosférico. Así que se camina aunque llueva o granice, o aunque haga mucho calor. Pero no te preocupes. Si has contratado tu ruta con nosotros y en cualquier momento no puedes o no quieres seguir caminando, llámanos y te ayudaremos con el traslado hasta el siguiente alojamiento.
El Camino lo componen cientos de quilómetros de terreno muy variado, que cambia también con la meteorología. Por lo general, no se trata de una ruta difícil (salvo por la distancia a recorrer) y los desniveles no son muy pronunciados, exceptuando algunos puntos concretos. Encontrarás todo tipo de terrenos: caminos rurales, senderos de tierra compacta, caminos con arena y piedras sueltas, carreteras secundarias con apenas tráfico e incluso en ocasiones debes caminar por arcenes o en paralelo a carreteras con tráfico, donde te recomendamos que extremes las precauciones.
Las etapas de todos los Caminos están diseñadas para recorrer una media de 20 a 25 km por día. Una persona con preparación física normal puede recorrer alrededor de 4 km por hora. A esto hay que añadir las paradas que realicemos, por lo que, en general, puede realizarse sin grandes esfuerzos. Saliendo temprano por la mañana, podrás llegar al fin de etapa a medio día para disfrutar de la gastronomía local y de actividades complementarias por la tarde. O simplemente para descansar.

Sobre los servicios
en el Camino

La respuesta rápida es sí. Sin embargo, esto varía en función del Camino que escojas. En el Camino Francés, que es el más concurrido, te encontrarás un sinfín de poblaciones con farmacias, centros de salud, cajeros, oficinas de turismo, tiendas de alimentación, etc. En el Camino del Norte podrás encontrar poblaciones con servicios cada 5-10 km, y el final de etapa coincide siempre con una población de cierto tamaño, donde podrás encontrar de todo. El Camino Portugués es mucho más urbano que el resto, pero la mayoría son pequeños pueblos o aldeas con servicios limitados. Podrás encontrar localidades con la mayoría de servicios cada 8-10 km. Lo mismo para la Ruta del Mar de Arousa. En los caminos Primitivo, Inglés, de Invierno, de Fisterra y Muxía o en la Vía de la Plata hay bastantes menos servicios y por lo general se encuentran al final de la etapa, así que te recomendamos llevar siempre algo de comida y agua contigo.
Los diferentes caminos cuentan con todo tipo de alojamientos. Si reservas con nosotros, pondremos a tu disposición casas de turismo rural, hoteles con encanto, pazos, hostales, etc. En algunos de nuestros programas verás, de hecho, tres precios indicados (según la categoría del alojamiento), que reflejan la variedad de opciones y nuestro esfuerzo por adaptarnos a todas las circunstancias.
En Proguías te ofrecemos un paquete de Camino petfriendly. Si tienes en mente otra ruta, o hacerla de manera diferente, es mejor que contactes con nosotros y te asesoremos directamente, porque no todos los alojamientos admiten mascotas.

En nuestros programas incluimos un servicio de traslado de equipaje, con un límite de 1 bulto de hasta 20 kg. Hay la opción de aumentar los bultos, pero por lo general no suele ser necesario. Además, te entregaremos unas etiquetas para que puedas dejar tu mochila al personal del alojamiento debidamente identificada para que la recojan. Es importante hacerlo antes de las 8h00 de la mañana, para que nuestro equipo pueda llevarlo al siguiente alojamiento antes de tu llegada.

Además, si tienes pensado viajar con más equipaje que el del Camino, también podemos transportar el que no vayas a usar hasta tu último alojamiento, para que después continúes tu viaje.

En Santiago

Si has llegado a Santiago y tu credencial está correctamente cubierta (aquí puedes ver los requisitos), puedes recoger tu Compostela en la Oficina del Peregrino, en la Rúa das Carretas, a escasos metros de la plaza del Obradoiro.

Aquí te dejamos los datos de contacto:

Rúa Carretas, nº33.
15705 Santiago de Compostela

Tlf.: +34 981 568 846

oficinadelperegrino@catedraldesantiago.es
botafumeiro@catedraldesantiago.es
credencialesperegrinos@catedraldesantiago.es

El Botafumeiro es, probablemente, el principal símbolo de la Catedral de Santiago. Es un incensario gigante que cuelga de la cúpula del crucero de la Catedral. Pesa 53 kilogramos y mide 1,5 metros de alto.

El Botafumeiro no tiene función litúrgica alguna, pero su uso para purificar el ambiente dentro del templo es muy antiguo y hoy en día es posible verlo en funcionamiento si particulares o grupos de peregrinos lo han solicitado (con coste).

La misa del Peregrino es una celebración religiosa que se realiza en la Catedral de Santiago, en el altar mayor. Por lo general, estas misas se realizan a las 12h00 y a las 19h30.

En señal de bienvenida, al inicio se procede al saludo de los peregrinos que hayan conseguido su Compostela en el día anterior. Se indican también su nacionalidad o procedencia y el Camino que han realizado.

Es costumbre entre los peregrinos por motivos religiosos dedicar un tiempo de oración para agradecer al apóstol las experiencias vividas en el Camino.

Sí. La Catedral se puede visitar libremente sin guía o previa reserva con guía. Los/las guías deben ser Guías Oficiales y además estar debidamente acreditadas ante el Arzobispado.

La reserva de acceso con guía permite visitar, además del templo, el impresionante museo catedralicio, el coro pétreo del Maestro Mateo, el tesoro, la biblioteca, el claustro y el Panteón Real.

También es posible visitar el Pórtico de la Gloria, el archivo o el Palacio de Xelmírez (consultar)

La peregrinación a la Catedral de Santiago tiene asociada, desde la Edad Media, la concesión de indulgencias plenarias y perdón de los pecados. Los peregrinos que visitaban la basílica del apóstol, oraban y recibían los sacramentos de confesión y comunión obtenían el Jubileo.

Desde el siglo XV, la concesión de indulgencias plenarias se limitó a los Años Santos, cada vez que el 25 de julio (día de Santiago el Mayor) coincide en domingo. Esto ocurre cada seis, cinco, seis y once años. El año 2021 es Año Santo. De manera excepcional (en relación a la pandemia de Covid-19), también lo será 2022. El siguiente Año Santo natural será en 2027. 

También se pueden obtener estas indulgencias en cualquier año los días 25 de Julio, 21 de Abril (día de la dedicación de la Catedral) y 30 de diciembre (fecha de la Traslación del Apóstol).

La Puerta Santa es un acceso a la catedral que se abre a la Praza da Quintana y que está siempre sellado, excepto en los Años Santos. La apertura de la puerta se hace el último día del año anterior y ésta permanece abierta durante 12 meses.