Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Manual de Caminantes

Descárgate la guía perfecta para iniciarte en el Camino de Santiago

Al suscribirte, comenzarás a recibir directamente en tu e-mail los artículos del blog. No hacemos spam. 

La Puerta Santa. Cómo entrar por ella sin hacerse viejo en el intento

Uno de los rituales más populares entre los peregrinos que llegan a Compostela es la entrada por la Puerta Santa. Las largas colas a algunas horas desaniman a más de uno, así que ahí van unos consejos para poder entrar por ella sin morir en el intento.
La Puerta Santa de la Catedral de Santiago

Llegas a Santiago después de días de peregrinación y, como es Año Santo, decides que la mejor manera de entrar en la catedral es atravesar la llamada Puerta Santa. Al fin y al cabo, es uno de los rituales más populares, no siempre está abierta y merece la pena intentarlo. Lo más probable es que encuentres una buena cola para entrar. Es más, en ocasiones la cola da toda la vuelta a la plaza, y desanima a cualquiera. Por eso queremos ayudarte con algunos consejos, para hacerte el acceso más cómodo (y más rápido).

Largas colas en el acceso por la Puerta Santa de la catedral de Santiago
Largas colas en el acceso por la Puerta Santa de la catedral de Santiago

¿Por qué la Puerta Santa?

Uno de los puntos de mayor simbolismo de la Catedral de Santiago es, sin duda, su Puerta Santa. Se trata de un acceso desde la Praza da Quintana que se abre solamente en Año Santo. Los Años Santos compostelanos ocurren cuando el 25 de julio, día de Santiago, coincide en domingo, lo que tiene lugar solamente 14 veces cada siglo, con una cadencia de seis, cinco, seis y once años. Por lo tanto, la Puerta Santa se abre solamente 14 veces cada cien años. Y es todo un acontecimiento.

Para aquellas personas que hacen el Camino con un significado religioso, la puerta sirve como rito de paso. Y, de hecho, las puertas aparecen varias veces en la Biblia. El evangelio de Juan (10, 19), por ejemplo, atribuye a Jesús la frase «Yo soy la puerta; si uno entra por mí, se salvará». Sin embargo, no hay que tener motivaciones religiosas para poder entrar por la puerta compostelana.

Otro dato importante. Pese a lo que podrás leer en muchas guías y webs, no es necesario entrar por la Puerta Santa para ganar las indulgencias plenarias asociadas a la peregrinación a Santiago. De verdad, no es obligatorio. Lo único que exige la iglesia compostelana (puedes verlo en su web) es visitar la catedral y participar de la eucaristía «o cualquier otro acto litúrgico», orar un Padrenuestro o el Credo, realizar una confesión sacramental quince días antes o después de la visita a la catedral y comulgar. La Puerta Santa es un símbolo, no un requisito.

En todo caso, desconocemos el origen exacto de esta tradición de las puertas santas, que existen también en otros lugares. La teoría más aceptada es que el ritual compostelano surgió del siglo XVI, de la mano del arzobispo Alonso III de Fonseca, vinculándose a la tradición de algunas basílicas mayores romanas, como San Pedro del Vaticano, San Juan de Letrán, San Pablo Extramuros o Santa María Mayor, que tenían también sus puertas santas. Para ello, usó una puerta menor de la traza románica original de la catedral, situada entre las capillas del Salvador y San Pedro, que da directamente a la girola de la catedral.

Con la remodelación barroca de la plaza de la Quintana, que encerró las formas angulosas de la cabecera románica tras un muro corrido y rectilíneo, a la Puerta Santa se accede a través de un corredor y, a éste, atravesando una verja rodeada de esculturas reutilizadas del coro pétreo del Maestro Mateo (ca. 1200).

Los horarios y accesos a la catedral

En el momento de escribir estas líneas, la catedral de Santiago abre de manera ininterrumpida desde las 9 de la mañana a las 8 y media de la tarde. No hace mucho abría desde las 7 AM, pero la pandemia ha cambiado muchas cosas y no se sabe cuándo recuperaremos totalmente la normalidad. Aún así, 11 horas y media deberían ser suficientes para encontrar un hueco para entrar.

En cuanto a los accesos, tradicionalmente se accedía a la catedral por cualquiera de sus puertas (salvo la Puerta Santa, que, como ya hemos dicho, permanece cerrada salvo en Año Santo). Los peregrinos que venían por el Camino Inglés, el Camino Francés o cualquiera que aboque a éste último (el del Norte, el Primitivo, el de Invierno o incluso la Vía de la Plata) solían acceder por la Puerta Francígena o puerta de Azabachería, en el lado norte del transepto. Los que llegaban por el Camino Portugués, solían hacerlo por Platerías, en el lado sur. O bien por el Obradoiro, subiendo las escaleras y atravesando el Pórtico de la Gloria. Sin embargo, hoy los accesos son mucho más restringidos, por motivos de seguridad y control.

En años convecionales, el único acceso abierto plenamente suele ser el de Platerías / Pratarías. Eso significa que si te acercas por el lado norte, salvo excepciones, un amable guardia de seguridad te dirá que tienes que bordear la catedral y entrar justo por el otro lado. Lo mismo ocurre para salir. Tendrás, sí o sí, que salir por la tienda del templo, porque aquí no se da puntada sin hilo. La tienda tiene dos puertas: una da a la Quintana y otra a Pratarías, bajo la inmensa Torre de la Berenguela.

Aprovechamos para contaros que el acceso a la catedral es completamente gratuito, a diferencia de muchas otras. De hecho, el acceso libre es una característica de las iglesias de peregrinación, que se da en todo el Camino de Santiago.

Manual de Caminantes

Descárgate la guía más completa para preparar el Camino de Santiago desde cero y paso a paso. 

Una vez en el interior, en los años convencionales la libertad de movimientos es casi total. En los Años santos, la movilidad puede variar bastante, y la presencia de seguridad es bastante notable. Sobre todo en las horas de mayor afluencia de visitantes. Es probable que no puedas pasar de un lugar a otro del templo sin dar un rodeo. Tampoco podrás visitar la catedral como actividad turística o cultural durante las misas principales, que son las que se celebran en el altar mayor (por una lógica cuestión de respeto).

Lo que no suele variar son los puntos de acceso y salida. Simplemente, la Puerta Santa se abre y verás mucha gente entrando por ella, poco a poco. Pero eso no significa que la puerta sur, la de Platerías, se cierre. O que sea obligatorio entrar por la Puerta Santa. A pesar de lo que se puede leer en muchas guías y webs, no lo es.

§ Saber más: Hacer el Camino de Santiago. 5 reflexiones para saber si estás preparado

¿Cómo evitar las colas en la Puerta Santa?

Ya hemos visto por qué la Puerta Santa es tan relevante y cuáles son las alternativas. Ahora vamos al tema: ¿cómo entrar por ella sin hacer colas de más de una hora?

Lamentablemente, sólo hay una opción: ir a las horas de menor afluencia. Vamos a suponer que visitas Compostela entre los meses de Abril y Septiembre, ambos incluidos (de Octubre a Marzo hay mucho menos turismo y también menos peregrinos, y casi no hay colas). Si vienes en los meses centrales del año, la única posibilidad es intentarlo a primera hora de la mañana o a la hora de comer. Algunas guías también apuntan a última hora de la tarde, pero no suele ser buena idea. Aunque es verdad que hay ya menos visitantes, hay una Misa del Peregrino a las 19.30h y la catedral cierra justo después, así que es difícil conseguir entrar, ya que, como hemos dicho, durante las misas los accesos son muy restringidos.

Lo que sí o sí debes evitar son las horas inmediatamente anteriores y posteriores a las Misas del Peregrino, que tradicionalmente eran a las 12.00h y a las 19.30h, pero que en este Xacobeo se completan con una a las 9.30h. En las anteriores, muchas personas se colocan ante la puerta para entrar y quedarse a la celebración. En las posteriores, la gente que ha querido entrar y no ha podido ha ido formando una cola interminable. Y la cosa se complica los fines de semana y festivos, cuando se celebran aún más misas en el altar mayor — bloqueando el acceso de aquellas personas que no vayan a participar en ellas.

Dicho esto, la mejor hora para entrar sin grandes dificultades es a la hora de comer, que en Santiago es alrededor de las 14.00h. Es, sin duda, el momento menos concurrido. La segunda mejor opción sigue siendo a las 9 de la mañana, porque la primera de las misas del peregrino del día es la que, por el momento, tiene menos público.

Sea como sea, nuestra recomendación es optar por épocas con menor volumen de visitantes y peregrinos, si puedes escoger. Lo hace todo mucho más fácil.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Tu opinión nos interesa

Otros contenidos para explorar

¡Hola!

¿Te ayudamos? Indícanos tu número y te llamamos gratis enseguida.

Horario de atención: L-V 9h – 21h

Suscríbete

Si te interesan los contenidos del blog, suscríbete para recibirlos directamente en tu e-mail. (Nosotros también odiamos el spam).

Solicita presupuesto para este programa

Preparamos un presupuesto personalizado y te lo enviamos directamente a tu e-mail. 

Responsable de tratamiento: Tus datos serán tratados por ALBA RODRIGUEZ SILGO con domicilio social en Rua do Rego 6C 5°D – Milladoiro, 15895 – Ames (A Coruña). Finalidad y legitimación: Tus datos serán tratados para los fines especificados en el motivo de contacto y para poder dar respuesta a tus peticiones o consultas, con base legal en el consentimiento expreso. Cesiones: no serán cedidos a terceros, salvo obligación legal. Plazo: Tus datos serán tratados el tiempo estrictamente necesario para el cumplimiento de la finalidad o finalidades concretas que motivaron su recogida, hasta la pérdida de relevancia de su uso o, en todo caso, hasta que sean cancelados en respuesta al ejercicio por parte de su titular de los derechos correspondientes. Derechos: Te informamos que puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos a través de este formulario de contacto o dirigiéndose a la siguiente dirección de correo electrónico: administracion@proguias.es, o también por escrito, adjuntando una copia de un documento acreditativo de tu identidad a la dirección: Rua do Rego 6C 5°D – Milladoiro, , 15895 – Ames (A Coruña). Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de datos en nuestra política de privacidad.

Solicita presupuesto para este programa

Preparamos un presupuesto personalizado y te lo enviamos directamente a tu e-mail. 

Responsable de tratamiento: Tus datos serán tratados por ALBA RODRIGUEZ SILGO con domicilio social en Rua do Rego 6C 5°D – Milladoiro, 15895 – Ames (A Coruña). Finalidad y legitimación: Tus datos serán tratados para los fines especificados en el motivo de contacto y para poder dar respuesta a tus peticiones o consultas, con base legal en el consentimiento expreso. Cesiones: no serán cedidos a terceros, salvo obligación legal. Plazo: Tus datos serán tratados el tiempo estrictamente necesario para el cumplimiento de la finalidad o finalidades concretas que motivaron su recogida, hasta la pérdida de relevancia de su uso o, en todo caso, hasta que sean cancelados en respuesta al ejercicio por parte de su titular de los derechos correspondientes. Derechos: Te informamos que puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos a través de este formulario de contacto o dirigiéndose a la siguiente dirección de correo electrónico: administracion@proguias.es, o también por escrito, adjuntando una copia de un documento acreditativo de tu identidad a la dirección: Rua do Rego 6C 5°D – Milladoiro, , 15895 – Ames (A Coruña). Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de datos en nuestra política de privacidad.