Compartir

La mochila del peregrino. ¿Qué meter y cómo prepararla?

¿Qué debo llevar en mi mochila de peregrino para el Camino de Santiago? Para mucha gente, esta es la pregunta del millón. Prepara papel y lápiz.

Índice

Cuando pensamos en el Camino de Santiago, automáticamente se nos viene a la mente la figura del peregrino llevando a cuestas una enorme mochila y avanzando con esfuerzo, paso a paso. En efecto, preparar la mochila perfecta es una lucha por decidir entre lo que debemos llevar y lo que se queda en casa. Así que aquí van algunos consejos y una lista final a modo de resumen.

La regla de oro: menos es más

Al decidir qué elementos meteremos en nuestra mochila y cuales no, hay una regla de oro que puede resumirse del siguiente modo: menos es más. En otras palabras, haz tu mochila pensando que tendrás que llevar contigo todo ese peso. Incluso si vas a contratar un servicio de transporte para que lleve el grueso de tu equipaje de un alojamiento a otro, porque estos servicios sólo funcionan durante el recorrido (en los aeropuertos y estaciones para llegar a tu punto de origen o para emprender el regreso la mochila del peregrino la cargarás tú).

En cualquiera de los casos, es importante fijar unos límites. Si vas a contratar el servicio de transporte, estos suelen estar limitados a 15 ó 20 kg por bulto. Si vas a llevar tu equipaje contigo, la recomendación general es que el peso total no supere el 10% de tu propio peso. Es decir, que si pesas 70 kg, tu mochila no debería pesar más de 7 kg. En particular en este último caso, la sobrecarga está detrás de la mayoría de lesiones y problemas físicos que sufren los peregrinos. Y, en una actividad física tan exigente como el Camino de Santiago, este tipo de inconvenientes pueden acabar mandándonos de vuelta a casa antes de llegar a nuestra meta.

Así que, ¿cómo reducimos el peso? La buena noticia es que, para este tipo de actividades, cada vez existen productos más ligeros. Pero la fórmula básica sigue pasando por dejar en casa todo lo que no sea imprescindible. Si tienes dudas sobre si debes llevar un objeto o no, déjalo en casa. También debes tener en cuenta que, a lo largo del Camino, pasarás por diferentes poblaciones donde podrás ir comprando la mayoría de los consumibles que necesitarás en el día a día.

¿Qué mochila usar?

Veamos ahora qué tipo de mochila debemos usar. Vamos a suponer que estás planeando hacer el Camino por tu cuenta, llevando tu equipaje contigo. En este caso, la mochila se va a pasar muchas horas pegada a tu espalda, así que escojer una mochila inadecuada puede acabar convirtiendo la experiencia en un tormento.

Aunque la decisión final dependerá de cada persona, por lo general la mochila no debería sobrepasar los 40-50 litros de capacidad (cuanto más grande, mayor es la tentación de llenarla de objetos innecesarios). Debe ser ergonómica, con almohadillado en la zona lumbar y en las correas que van a los hombros. Además, debemos asegurarnos de que cuenta con buenas sujecciones en hombros y cintura.

También es importante que el tejido en contacto con nuestra espalda permita la evacuación del sudor, y que, en general, toda ella sea impermable. Muchas mochilas para este tipo de usos tienen una tela desplegable que cubre el lado exterior en caso de lluvia. Independientemente de la calidad de ese tejido (no todos los que se anuncian como impermeables lo son realmente), es muy infrecuente que dicha tela cubra la parte interior que va en contacto con nuestro cuerpo. Con lluvia, el agua que escurra de nuestros hombros, acabará metiéndose ahí y mojando la mochila desde el interior, por lo que también deberás llevar un poncho o chuvasquero amplio para poder cubrir la mochila con él. Pero ya llegaremos ahí.

Algunas mochilas cuentan con varios bolsillos laterales. Sin duda, es una gran mejora, porque las hace mucho más fáciles de usar. También es frecuente que tengan el interior dividido en dos o más compartimentos. Si es así, mejor. Hará más fácil llegar a determinados objetos sin tener que retirar todo el contenido.

Atención a la bolsa «de mínimos»

Ahora, en caso de que vayas a optar por un servicio de transporte, la situación cambia. Y, antes de nada, una reflexión.

Contratar un servicio así no te hace menos peregrino. Salvo que estés haciendo el Camino por motivos religiosos y como una especie de penitencia previa, cargar más peso no mejora en nada tu experiencia. Hay muchos motivos diferentes para hacer el Camino de Santiago, y muchos motivos para pedir a alguien que lleve el grueso de tu equipaje en un vehículo. Desde problemas físicos que nos impidan cargar pesos extra hasta la simple comodidad. Todo esto es compatible con el Camino de Santiago.

En caso de contratar un servicio, por lo tanto, no es necesario preocuparse tanto con la mochila del peregrino. En estos casos, el grueso del equipaje puede ir en una maleta convencional. A lo que deberemos prestar atención es a la pequeña bolsa «de mínimos» que llevaremos con nosotros para tener a mano la credencial, el móvil y la cartera, y algunos otros elementos que veremos a continuación. Debe ser también ergonómica y con sujecciones en hombros y cintura, aunque por lógica puede ser mucho más pequeña. Una bolsa de 10 litros de capacidad es más que suficiente.

La mochila del peregrino
Etapa Betanzos – Hospital de Bruma

¿Qué meter en la mochila del peregrino?

Ahora sí, hablemos sobre el contenido. Ya hablamos sobre la política de dejar en casa todo lo que no sea imprescindible. Esto es lo más importante, ya que, como verás ahora, hay un buen número de cosas que sí necesitaremos llevar.

La ropa

Comencemos por la ropa. Un par de camisetas es lo mínimo. Mejor si están hechas de algún tejido técnico, que favorezca la expulsión y evaporación del sudor. Además, es importante llevar un par de pantalones ligeros para caminar. Algunos pantalones para trekking son desmontables y pueden convertirse fácilmente en pantalones cortos, por lo que son una opción perfecta para hacer el Camino en verano. Incorpora también dos mudas de ropa interior y calcetines. Lo ideal es que se trate de ropa sin costuras, para evitar rozaduras. Sobre los calcetines ya hablamos en un artículo anterior dedicado al calzado.

➔ Desmontando mitos sobre el calzado del Camino de Santiago

Además de esto y del calzado que usarás para las etapas, también es importante llevar ropa para usar al terminar la etapa, en los momentos de reposo en el alojamiento: una camiseta o camisa, un pantalón y unas sandalias o crocs que permitan la ventilación del pie. También recomendamos incluir algún tipo de gorra con visera o sombrero para proteger la cabeza y los ojos durante las jornadas. Esto en cuanto a la ropa para el verano. En invierno o en época de lluvias, la ropa deberá ser algo más gruesa. Y recomendamos también un par de guantes finos, una bufanda o braga de cuello y un gorro de abrigo.

Por último, un par de elementos que solemos asociar con el invierno, pero debemos incorporar a nuestra mochila de peregrino en cualquier época del año. Primero: un polar fino, tipo cortavientos, ya que porque por las noches la temperatura puede bajar rápidamente en algunas zonas del Camino. Segundo: un impermeable amplio, tipo poncho con capucha. Esto es especialmente importante en rutas como el Camino del Norte, el Camino Primitivo y el Camino Inglés, y en general en todos los tramos que discurran por Galicia, donde las lluvias son relativamente frecuentes incluso en verano.

Objetos de aseo

Toda mochila de peregrino debe contar también con un neceser para el aseo y la higiene. Si vas a hacer el Camino en alojamientos con habitación privada, algunos de los elementos que enumeraremos a continuación te los proporcionará el alojamiento. Si optas por albergues, lo cierto es que va a depender de cada establecimiento. Algunos ofrecen gran cantidad de servicios. Otros, sólo los más básicos.

Deberás incluir un bote con champú y gel. Hay algunas soluciones que sirven para ambos fines, lo que nos permite llevar menos peso. También debemos incluir pasta y cepillo de dientes, desodorante, peine, compresas/tampones, y en general todo lo que usamos normalmente para nuestra higiene. En cuanto a los líquidos, es importante llevar una cantidad reducida, usando botes de menor capacidad y rellenables. Recuerda: el objetivo es reducir el peso total.

El botiquín

Relacionado con los objetos de aseo, es imprescindible meter en nuestra mochila algunos objetos útiles para tratar pequeñas heridas y otros problemas leves. Incluye un cortauñas o tijeras de manicura. Una buena alternativa son las navajas multiusos. También debemos incluir un pequeño bote de desinfectante tipo betadine, unas pinzas de depilar que nos ayuden a retirar alguna astilla, y un pequeño kit antiampollas. El kit debe incorporar una aguja hipodérmica e hilo, por si es necesario perforar alguna ampolla.

También es importante llevar con nosotros algún tipo de repelente de insectos, vaselina para aplicar en zonas de fricción para evitar rozaduras y, si es el caso, la medicación que estemos tomando, para no interrumpir el tratamiento.

Manual de Caminantes

Descárgate la guía más completa para preparar el Camino de Santiago desde cero y paso a paso. 

La bolsa «de mínimos»

Si vas a optar por un servicio de transporte, igualmente deberás llevar una bolsa o una pequeña mochila con los objetos imprescindibles. Además del botiquín, aquí van algunos imprescindibles que debes llevar contigo en todo momento. En primer lugar, una botella de agua o una cantimplora. No necesita ser demasiado grande. Con 1 litro suele ser suficiente. Además, en la actualidad hay algunas botellas de materiales aislantes que mantienen el agua fresca en todo momento. Incluye también algunas barritas energéticas o frutos secos para tomar cuando hagas algún descanso en el Camino.

En esa bolsa deberán ir tu documentación (documento de identidad, pasaporte, tarjeta sanitaria), y la del Camino. Es decir: la credencial. Dada la importancia de estos objetos, recomendamos siempre meterlos en una bolsa impermeable que evite que se estropeen por la lluvia o por el derramamiento de líquido dentro de la mochila.

También suele ser útil llevar un pequeño bolígrafo, ya que al sellar la credencial deberás indicar la fecha, y no siempre hay bolígrafos disponibles donde están los sellos. También deberías llevar tu teléfono móvil y un cargador ou una power bank. Lleva también algo de dinero en efectivo (no todos los comercios que encontrarás admite tarjeta bancaria). Además, si planeas viajar en invierno, ten en cuenta que los días se acortan mucho. Aunque las etapas están diseñadas para que sean realizables en poco más de medio día, llevar una pequeña linterna de dinamo puede ser una buena opción por si te retrasas y acabas la jornada al atardecer y con poca luz. En cualquier caso, nunca deberías caminar de noche, porque es mucho más fácil desorientarse y perder la señalización.

Objetos para el albergue

Si vas a hacer noche en albergues, es importante incluir algunos otros objetos en nuestra mochila de peregrino. En primer lugar, una esterilla ligera y un saco de dormir compacto y ligero. También una funda para almohada, ya que no todos los albergues la ofrecen. Además, la mayoría de ellos no ofrecen toallas para la ducha, por lo que te recomendamos llevar una toalla de microfibras. Son ligeras, funcionan muy bien y se secan rápidamente. Por último, dado que vas a compartir habitación, unos tapones para los oídos pueden salvarte de una noche de ronquidos.

Descárgate la lista para hacer tu mochila del peregrino

Ahora, como lo prometido es deuda, hemos confeccionado una lista simple para que puedas descargarla directamente en tu ordenador o teléfono móvil y que te sea más fácil completar tu mochila sin dejar en casa nada de lo esencial.

Obviamente, cada caso es diferente y puede haber variables. Pero, en general, nada de lo que no aparezca en esta lista es indispensable. Y, recuerda, la mayoría de los objetos que entran en la categoría de «por si acaso» pueden adquirirse a lo largo del propio Camino.

La Mochila del Peregrino

Descarga la lista para no dejarte nada importante atrás y recibe una vez al mes información relevante sobre el Camino de Santiago.

Compartir

Otros contenidos para explorar

Estás preparando
el Camino de Santiago?

Descárgate gratis el e-book que hemos escrito para aquellas personas que están preparando su primer Camino de Santiago. 
Manual de Caminantes. Cómo preparar el Camino de Santiago

La mochila del peregrino

Haz clic en el icono para abrir la lista. Puedes descargarla o imprimirla directamente desde el visor. 

Solicita presupuesto para este programa

Preparamos un presupuesto personalizado y te lo enviamos directamente a tu e-mail. 
[forminator_form id="25909"]

Responsable de tratamiento: Tus datos serán tratados por ALBA RODRIGUEZ SILGO con domicilio social en Rua do Rego 6C 5°D – Milladoiro, 15895 – Ames (A Coruña). Finalidad y legitimación: Tus datos serán tratados para los fines especificados en el motivo de contacto y para poder dar respuesta a tus peticiones o consultas, con base legal en el consentimiento expreso. Cesiones: no serán cedidos a terceros, salvo obligación legal. Plazo: Tus datos serán tratados el tiempo estrictamente necesario para el cumplimiento de la finalidad o finalidades concretas que motivaron su recogida, hasta la pérdida de relevancia de su uso o, en todo caso, hasta que sean cancelados en respuesta al ejercicio por parte de su titular de los derechos correspondientes. Derechos: Te informamos que puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos a través de este formulario de contacto o dirigiéndose a la siguiente dirección de correo electrónico: administracion@proguias.es, o también por escrito, adjuntando una copia de un documento acreditativo de tu identidad a la dirección: Rua do Rego 6C 5°D – Milladoiro, , 15895 – Ames (A Coruña). Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de datos en nuestra política de privacidad.

Camino de Santiago
Suscríbete

Si te interesan los contenidos del blog, suscríbete para recibirlos directamente en tu e-mail. (Nosotros también odiamos el spam).

¡Hola!

¿Te ayudamos? Indícanos tu número y te llamamos gratis enseguida.

Horario de atención: L-V 9h – 21h

Solicita presupuesto para este programa

Preparamos un presupuesto personalizado y te lo enviamos directamente a tu e-mail. 

Responsable de tratamiento: Tus datos serán tratados por ALBA RODRIGUEZ SILGO con domicilio social en Rua do Rego 6C 5°D – Milladoiro, 15895 – Ames (A Coruña). Finalidad y legitimación: Tus datos serán tratados para los fines especificados en el motivo de contacto y para poder dar respuesta a tus peticiones o consultas, con base legal en el consentimiento expreso. Cesiones: no serán cedidos a terceros, salvo obligación legal. Plazo: Tus datos serán tratados el tiempo estrictamente necesario para el cumplimiento de la finalidad o finalidades concretas que motivaron su recogida, hasta la pérdida de relevancia de su uso o, en todo caso, hasta que sean cancelados en respuesta al ejercicio por parte de su titular de los derechos correspondientes. Derechos: Te informamos que puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de tus datos a través de este formulario de contacto o dirigiéndose a la siguiente dirección de correo electrónico: administracion@proguias.es, o también por escrito, adjuntando una copia de un documento acreditativo de tu identidad a la dirección: Rua do Rego 6C 5°D – Milladoiro, , 15895 – Ames (A Coruña). Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de datos en nuestra política de privacidad.